Viaje por las Capitales Bálticas

Tallin, Riga y Vilna

Hola exploradores, en el post de hoy hablaré de una ruta por algunas de las capitales Bálticas. Como ya saben los países bálticos son todos aquellos que están alrededor del Mar Báltico: Suecia, Noruega, Finlandia, Rusia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Alemania y Dinamarca. Sin embargo, se conocen como las “Capitales Bálticas” a Tallin (Estonia), Riga (Letonia) y Vilna (Lituania). Este recorrido será por esas tres capitales aunque se podrían añadir otras ciudades o paradas si se dispone de más tiempo.

Cuándo ir

La temporada alta es durante los meses de verano (junio-agosto). Durante estos meses hay más horas de luz y la posibilidad de disfrutar del mar. Sin embargo, los alojamientos son más caros y se necesita reservar con bastante anterioridad.

Mayo y septiembre sería temporada media con temperaturas suaves y billetes de avión más baratos.

Finalmente, la temporada baja (octubre a abril). Días fríos y cortos, la zona costera se encuentra bastante vacía y alta posibilidad de precipitaciones.

En mi caso, yo realicé este recorrido en octubre y he de decir que disfruté de los colores del otoño a pesar de algún que otro chubasco. Eso sí, abrígate bien si decides ir en otoño o invierno.

Modo de transporte

La opción más sencilla para desplazarse de una ciudad a otra es el autobus. Hay muchas compañías que hacen las mismas rutas que comunican las tres ciudades. Yo me decidí por la compañía Ecolines y el precio del bus fueron unos 12€.

Si tienes la posibilidad de alquilar un coche podrías disfrutar de la libertad que éste te da y visitar pueblos cercanos o parajes naturales.

Recorrido

Día 1: Vuelo Londres a Tallin.

Día 2: bus a Riga por la mañana

Día 3: Riga

Día 4: Sigulda y Turaida

Día 5: bus a Vilna

Día 6: visita por Vilna y vuelo de vuelta a Londres

Viaje

Día 1: Vuelo Londres a Tallin.

Por la mañana temprano vuelo a Tallin. Para llegar a la ciudad te puedes coger un autobús que te lleva desde el aeropuerto al centro por el módico precio de 1€. Una vez en Tallin, y si llegar a tiempo, puedes hacer uno de los freetours. Yo soy muy partidaria de este tipo de tour para conocer de manera rápida lo más importante de la ciudad además de su historia y cultura (siempre dependiendo del guía que te toque). Cuando yo fui no había tour en español sólo en inglés.

Tallin es un ciudad bastante pequeña y no te llevará mucho tiempo visitar su casco histórico.

-Qué ver:

1. La plaza del ayuntamiento (Raekoja plats). El eje de la ciudad. Alrededor de ésta encontraras los restaurantes más turísticos así como tiendas de artesanía, souvenirs y productos locales.

2. Las murallas de Tallin. Si deseas tener una vista de la ciudad, hay un tramo que se puede visitar a pie sacando un ticket por 3€. Las murallas y sus torres están parcialmente reconstruidas, las originales datan del S. XIII.

3. Mirador Patkuli. Desde donde podrás tener una de las mejores vistas de la ciudad. Está localizado cerca de la colina de Toompea. Desde allí os podréis dirigir a la calle Nunne y al parque Shnelli.

4. El pasaje Katariina käik. Conecta las calles de Vene y Müürivache y el monasterio dominicano.  En esta estrecha calle se encuentra tiendas de artesanía de cuero, piel, patchwork, etc. Además de su singular belleza de muros y fachadas de piedra.

Otros sitios son la Iglesia de Olaf, la plaza de la Libertad, el Museo de la Ciudad (repartido por diferentes puntos).

En cuando a su gastronomía, para los amantes de las setas el otoño puede ser la época perfecta para visitar esta ciudad y disfrutar de una variedad increíble de platos a base de setas. Uno de los restaurantes más famosos es el “Olde Hansa”, donde podrás disfrutar de los platos típicos aunque a un precio más elevado de la media. Otra recomendación es la cafetería/chocolatería “Pierre”. Es una gema escondida la calidad de su chocolate junto con su decoración estilo romántico además de disfrutar de buena compañía a la luz de unas velas hace de este lugar una parada obligada. Se encuentra en un pequeño patio interno en la calle Vene.

Día 2: bus a de Tallin a Riga

Como ya dije el precio del autobús suele ser unos 12€ y el trayecto es de unas 4 horas y media por el que pasaras por campos y bosques (unas vistas realmente bonitas).

Nada más llegar fuimos a almorzar en un restaurante llamado  “Folkklubs Ala Pagrabs”. Éste ofrece platos típicos a precios muy asequibles y la calidad de la comida es excelente (nosotras fuimos en tres ocasiones). Además, algunas noches hay música en letona directo.

Por la tarde, antes de que oscureciese paseamos por la ciudad que luego visitaríamos en más profundidad el día siguiente.

Día 3: Riga

Como ya dije, suelo hacer freetour en cada ciudad que voy (si hay, obviamente). Así empezamos el día, con el tour comunista de Riga. Nada que ver con el clásico por el que te llevan a ver solo monumentos. En éste nos adentramos en la historia más profunda y desconocida de Riga (muy recomendable).

-Qué ver:

1. Plaza del Ayuntamiento con la Casa de las Cabezas Negras. Por desgracia debido a la II Guerra Mundial, lo que vemos hoy en día es una reconstrucción. En la misma plaza se sitúa además el Museo de la Ocupación de Letonia.

2. Las murallas de Riga.

3. Los Tres Hermanos. Edificios de la calle Maza Pils (números 17,19 y 21).

4. Edificios Art nouveau. Pasea por las calles Alberta iela y casi todas sus casas pertenecen a este movimiento, fíjate bien en los números 2, 2a, 4, 6, 8, 11, 12 y 13. Otra calle es Elizabeter iela donde se encuentra uno de los edificios más representativos del Art nouveau, éste es el nº 10b.

5. El mercado central de Riga. El guía del freetour nos llevó a este mercado, el cual que construido con las telas de los zepelines usados por los alemanes en la II Guerra Mundial, cuanto menos curioso.

6. La plaza de la Catedral y la Catedral. 

Otros sitios de interés son: el parque de la Victoria (Uzvaras Park), la plaza Livu, la Casa de los Gatos, el Pequeño Gremio, el Gran Gremio y el  Mikahail Chekhov Riga Russian Theatre.

Día 4: Sigulda y Turaida

Muy cerca de Riga está el Parque Nacional de Gauja y es una alternativa muy tentadora en la que se puede ir en tren por 3.70€ ida y vuelta. Una vez en Sigulda se coge un autobús que te dejará cerca del Castillo de Turaida. Y allí puedes empezar el recorrido. Puedes ir al punto de información donde te proporcionaran un mapa de la zona con los lugares más importantes.

Nosotras hicimos en recorrido de forma descendente empezando por el Castillo de Turaida, el cual que comprende el Museo-reserva de Turaida (5€ la entrada). La bajada se hace por un sendero el cual te llevará  por el Castillo de la orden livona de Sigulda. Dentro de la fortaleza de este castillo, hay un mirador que no te dejará indiferente y donde apreciaras la inmensidad el Parque Nacional. Sigue el sendero  hasta llegar el Nuevo Castillo de Sigulda y estarás de nuevo en el pueblo. El recorrido está muy bien señalizado y compuesto por escaleras de madera, no tiene pérdida. Por el camino disfrutarás de la estar en plena naturaleza.

Otra opción es montarse en el teleférico desde Sigulda hasta Krimulda. El trayecto es de 1 km aproximadamente y su punto más alto son los 42 m.

Aquí dejo el enlace al mapa de la zona en español.   

Día 5: bus a Vilna

La última capital que visitaría sería Vilna. Después de despedirme de mi amiga (se volvía a Londres) continué hasta Vilna en Lituania. Una vez más opté por el autobús para llegar hasta allí con la compañía Ecolines. El trayecto duró 4 horas y precio del ticket fueron 12 € además he de decir que los autobuses están muy bien equipado, cuentan con una mini televisión donde ver películas.  

Día 6: visita por Vilna y vuelo de vuelta a Londres

Una vez más recomiendo el freetour (solo había en inglés) por la ciudad de Vilna que comienza en la plaza del Ayuntamiento. Aunque éste me decepcionó un poco, puede que fuera porque que gran parte de él lo hicimos bajo la lluvia.

Depende de cuantos días tengas disponibles, así puedes organizarte el recorrido por la ciudad. Aquí dejo alguno de los puntos más importantes:

-Qué ver:

1. Museo de las víctimas del genocidio: precio entrada 4€. Ubicado en la antigua sede el KGB. Muy recomendable como plan para un día lluvioso. Abierto de miércoles a sábados de 10-18 h y domingos de 10-17 h.

2. La Sinagoga Coral. La entrada es gratuita pero se aceptan donaciones. Es la única sinagoga que sobrevivió a la II Guerra Mundial sin ningún daño. Fue diseñada por el arquitecto Dovydas Rozenhauzas y abierta durante el Año nuevo Judío en 1903. La segunda planta está dedicada a las mujeres y al coro. Hoy en día se siguen haciendo ceremonias religiosas todos los días.

3. La República de  Užupis: probablemente mi lugar favorito de toda la ciudad. Este barrio de proclamó independiente en 1998 y ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Éste consta de su propia moneda, constitución, ejercito, bandera y presidente. Los 41 artículos de la Constitución de la República de Užupis son exhibidos en 23 idiomas, en las paredes de la calle Paupio. Una de las plazas más bonitas que tiene es la plaza del Tibet llena de banderas budistas.

4. La calle de la literatura. Decorada con diversos objetos que conmemoran los escritores y artistas más importantes del país.

5. Universidad de Vilna: es la universidad más antigua de los Estados Bálticos. Fue fundada por Esteban I de Polonia en 1579. El complejo universitario se puede visitar todo el año por solo 1,5€. También puedes entrar a la Torre de la Campana de la Iglesia de San Juan de mayo a septiembre de 10 a 19 h. El precio de la entrada son 3€ los adultos. Si te interesa también hay tours guiados por la universidad.

6. Torre de Gediminas: es una atalaya situada en la colina con el mismo nombre. Formaba parte de un castillo ya desaparecido. En su interior se encuentra un pequeño museo arqueológico. Yo no pude visitarlo porque se encontraba en obras.

7. Colina de las Tres Cruces: si deseas tener unas vistas panorámicas de la ciudad éste es tu lugar. Situada en el parque Kalnai, este monumento fue demolido en 1950 por orden de la Unión Soviética y erigido de nuevo en 1989.

Otros lugares de interés: la Catedral, Iglesia ortodoxa de Paraskeva, la Iglesia de San Pedro y San Pablo, el cementerio de Rasos, el Museo Nacional de Lituania, el Ayuntamiento, la iglesia Ortodoxa de la Madre de Dios, la iglesia de Santa Ana y la puerta de la Aurora.

Día 6: Vuelta a Londres

Para llegar al aeropuerto de Vilna puedes tomar un autobús cerca del mercado de Vilna que te deja justo en el aeropuerto. El precio del billete es 1,5€.

Una vez más se acaba el viaje y con ello empieza la vuelta a la rutina. Seguiremos buscando nuevos destinos que explorar.

Espero que os haya gustado esta ruta. Dejen sus comentarios y compartan sus experiencias por las ciudades Bálticas. Ya saben que también pueden contactarme por Instagram o email.

Hasta la próxima Exploradores.

Publicado por destinoexplora

Exploradora, viajera intrépida en busca de nuevas aventuras y destinos. Acompáñame en mis viajes, coge ideas para los tuyos y/o comparte experiencias.

2 comentarios sobre “Viaje por las Capitales Bálticas

  1. Hola! Qué post más completo!! Yo visité Riga en una escala de un día entre San Petersburgo y Málaga y me pareció una ciudad muy hermosa y, sobre todo, muy alegre. Tengo ganas de hacer este recorrido que propones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: